Miriam Quevedo, la detective de la cosmética capilar que viaja con tres neceseres

  • Por:jobsplan

17

08/2022

Cuando Miriam Quevedo abrió el primer hair spa de España en el Mandarin Oriental de Barcelona nadie tenía muy claro qué era eso. Lo mismo pasó cuando, hace casi 20 años, empezó a hablar del envejecimiento capilar y de la importancia de cuidar y exfoliar el cuero cabelludo para mantener su equilibrio. Hoy muchos han seguido sus pasos y el “cuidarás al pelo como a tu piel” se ha convertido en un mantra de la nueva belleza. “No encontraba productos que me gustaran y, animada por mi marido, al frente de un laboratorio, decidí crear mis propias fórmulas”, recuerda.

No era una recién llegada al mundillo. Miriam desarrolló su faceta más indagadora y curiosa y el gusto por los activos “vinculados a la tierra” en la herboristería de su madre. Allí, rodeada de plantas y hierbas de cultivo ecológico e ingredientes botánicos, aprendió a conocer sus propiedades y a seleccionar los de mejor calidad.

Con la marca Miriam Quevedo instalada en el sector prémium facial y capilar y muy bien posicionada en el mercado internacional –está presente en 41 países– mantiene un hábito también adquirido entre hierbas medicinales y extractos botánicos: un vademécum completísimo en el que consta la historia, el origen y la trazabilidad de cada ingrediente activo que utiliza en sus fórmulas, los estudios clínicos, por qué se ha escogido y por qué se ha incorporado a un producto concreto.

Cuidarás al pelo como a tu piel”

“Si no aporta nada, no lo quiero”, dice Miriam. Lo que más caracteriza a su marca es la efectividad: “Mis productos hacen más de lo que dicen”, asegura. Tarda en desarrollarlos y le gusta trabajar pensando en donde quiere estar “a cinco o diez años vista”. Oligoelementos, biotecnología, péptidos de última generación… “y una larga y creciente lista de ingredientes, como los parabenos, que no tienen cabida en mis propuestas”, señala. Tiene su propio equipo de I +D y apuesta por la química verde. Perfeccionista más o menos reciclada –“intento hablar más de actitud positiva y de hacer las cosas bien disfrutando del camino”–, sigue siendo exigente y cada cuatro años actualiza todas sus fórmulas.

Sin barreras. Está acostumbrada a romper muros, no suele aceptar un no por respuesta si antes no se ha intentado dar con la solución, y sabe retar y empujar a sus equipos. “Me enfrenté a muchas barreras y he tenido que hacer un gran derroche de energía. Antes un champú solo lavaba; cuando introduje activos como el oro para estimular su regeneración y convertirlo en tratamiento muchos me llamaban loca. No se apoyaban las nuevas ideas. Ahora todo eso ha cambiado a mejor”, afirma.

Cuando algo me llama la atención no paro, indago, pregunto”

Miriam Quevedo, la detective de la cosmética capilar que viaja con tres neceseres

Envejecer bien. Confiesa que en su entorno la llaman la detective privada de la cosmética: “Cuando algo me llama la atención no paro, indago, pregunto, busco toda la información a mi alcance, escucho…” ¿Hacia dónde apunta el futuro? “Se van a buscar ingredientes muy potentes y multifuncionales enfocados a la regeneración y el well-aging. Va a ser un viaje conjunto acompañado por una alimentación más sana y el bienestar de la mente. Las que alguna vez nos creímossuperwoman ahora ya sabemos que no lo somos. La sobredosis de autoexigencia ya no es cool.

Una mochilera orgullosa. “He sido mochilera de proyectos”, define sus inicios. Del primer stand que “se nos cayó encima” a llegar a ser número uno de ventas en Corea del Sur y ver sus productos bien colocados en EE.UU., Oriente Medio, Europa del Este… “Es un orgullo”, comenta. Igual que ver sus productos como amenities en las habitaciones del Mandarin Oriental de Barcelona.

Un neceser más grande que la maleta. Viaja con poca ropa y con pantalones negros como básico todoterreno pero suele tener a mano hasta tres neceseres. “Soy de maleta ligera porque, si necesito algo, siempre hay algún Zara cerca en cualquier parte del mundo. Los por si acaso los dejo para la belleza. Siempre llevo un neceser para la cara, con muchas cremas, mascarillas y contorno de ojos; uno con champús y productos capilares de mi marca y un botiquín que nunca saco”, explica.

¿Qué cree que sorprendería de su equipaje y su armario? “Los colorines. Hace tiempo que paso del negro y hasta me atrevo con los calcetines de blonda azules. También le he pedido a mi madre que me encargue flores de ganchillo para ponérmelas en la ropa”, comenta.

Breve

Lo primero que hace al levantarse. Beber un vaso de agua con lima o limón.

El viaje soñado. Ir a ver la aurora boreal. Hay un observatorio aislado que tengo ya en mente.

Un capricho para estimular el buen humor. El chocolate nunca falla.

Dos imprescindibles para un pelo de lujo. Extreme Caviar Exfoliating Scrub Scalp Mask y Black Baccara Bond Rejuvenating Luxe Cure. El primero lo lancé hace casi 20 años y sigue siendo uno de mis imprescindibles para tratar al cuero cabelludo como se merece. El segundo es un tratamiento reparador de choque con efecto inmediato.

Plan para desconectar. Pasear por el bosque

Una serie para repetir. Muchas, desde Friends hasta Juego de Tronos.

Spa para recordar. El del Mandarin Oriental de Doha. Soy una loca de los rituales y las experiencias personalizadas de los spas y allí tienen terapeutas de todo el mundoy un espacio impresionante de 2.500 metros cuadrados.

Lee también

Cinco maneras de modernizar tu pelo (y uno es un color al agua revolucionario)

Sylvia Martí

Cómo teñirse el pelo en casa sin provocar un desastre

Sylvia Martí

Miriam Quevedo, la detective de la cosmética capilar que viaja con tres neceseres
  • 164
  • hacer mascarilla facial hy

Artículos relacionados