'Euphoria': la escena de Kat y las 'influencers' ofrece un poderoso mensaje en la era Instagram

  • Por:jobsplan

14

09/2022


    ¡Quiérete a ti misma! ¡Rompe los esquemas del patriarcado! ¡Piensa en positivo! ¡Sé tú misma! Estos son algunos de los mensajes que encontramos día sí y día también en toneladas de merchandising y, sobre todo, en redes sociales como Instagram. Pero, ¿son mensajes necesarios o eslóganes vacíos? Esos mismos mensajes son los que asedian a Kat (Barbie Ferreira) en el segundo episodio de la segunda temporada de 'Euphoria', donde la cultura de la positividad y el amor propio se convierte en una auténtica pesadilla.

    Contenidos relacionadosLas parejas en la vida real de ‘Euphoria’Euphoria y el detalle oculto de la escena del baño'Euphoria' y la desnudez masculina

    En una escena de la serie de HBO, Kat está sufriendo una crisis personal tras darse cuenta de que el problema en su relación de pareja no es su novio Ethan, sino ella. Tras escribir listas de 'pros y contras' donde no es capaz de escribir nada malo y fantasías eróticas protagonizadas por un tipo al estilo Khal Drogo de 'Juego de tronos', Kat empieza a entender que hay una insatisfacción dentro de ella que no la deja disfrutar de la vida. "Kat estaba deprimida porque no había sido capaz de descubrir por qué no ama a Ethan", nos cuenta Rue en voz en off mientras vemos a la joven tirada en la cama hinchándose a ganchitos. Rue continúa: "Kat se odia a sí misma. Pero el problema con odiarse a una misma es que no puedes hablar sobre ello porque, en algún momento de nuestra historia reciente, el mundo entero se unió en una secta de autoayuda que no es capaz de callarse la puta boca sobre el tema".

    Es entonces cuando la fantasía se cuela en 'Euphoria' y un grupo de influencers imaginadas por Kat empiezan a aparecer en su habitación, gritándole incesantemente las típicas frases de autoayuda y amor propio que leeríamos en un post de Instagram o en una taza de Mr. Wonderful. "Kat, eres una de las personas más valientes y hermosas que he visto en mi vida", le dice una mujer en bikini de cuerpo escultural y peinado impecable. "Tienes que quererte a ti misma", le dice otra, igualmente espectacular. "Pero eso es lo que os estoy intentando decir, ¡yo me odio a mí misma!", responde desesperada Kat. No escuchan. Pronto la situación se va de las manos: "Cada día que sales de la cama es un acto de valentía", "No dejes que el patriarcado hable por ti", "Quiérete a ti misma"...

    HBO

    'Euphoria': la escena de Kat y las 'influencers' ofrece un poderoso mensaje en la era Instagram

    Este tipo de consignas parecen positivas y necesarias, pero... ¿Lo son realmente? Como vemos, Kat se ve rodeada de una marabunta de mensajes imperativos —imitando la sensación de hacer scroll en Instagram y ver todas las publicaciones de otras personas aparentemente mejores, más felices, más delgadas y más sanas que tú— y sentirse ahogada en la sensación de no ser suficiente. Y es que, cuando alguien está al borde de la depresión o siente un odio irracional hacia sí misma, la cultura de la positividad no ayuda en absoluto. Las mismas frases repetidas hasta la saciedad pierden completamente su significado original, y las personas que propagan estos mensajes, ¿no venden al fin y al cabo una idea de felicidad muy condicionada a ciertos factores de imagen y estilo de vida? ¿Podemos aceptarnos a nosotras mismas, querernos, si el modelo con el que se nos machaca día y noche es el de una perfección inalcanzable?

    En un clip detrás del 2x02 de 'Euphoria', la actriz Barbie Ferreira habló sobre este momento, en el que puso mucho de su propia experiencia: "Esta escena vino de muchas conversaciones entre Sam [Levinson] y yo sobre este mantra de autoayuda de quererte a ti misma que ahora se cose en almohadas. Para mí, era muy personal, porque hay esta expectativa sobre mí por ser una persona segura, lo cual, tengo que decir, no soy segura de mí misma en absoluto. Hay una idea falsa sobre mi persona, que es que simplemente por estar más rellenita en un mundo de personas delgadas tengo que ser muy segura. Con Kat, tiene esta fantasía e intenta decirles: ¿No me escucháis? No me gusto y nada de lo que podáis decir va a cambiar eso". La contradicción es evidente: para llegar a ese ideal de amor propio hay que tener un aspecto muy determinado. Quizás nos engañemos pensando que el body positivity se ha hecho un hueco en nuestra cultura, pero la realidad es que los estándares de belleza siguen inamovibles.

    En el mismo clip, el creador de la serie, Sam Levinson, también opinó sobre el fondo que esconde esta escena: "Se convirtió en una manera divertida de abordar lo sofocante que pueden ser las redes sociales. Siempre me da la sensación de que todos están dando consejos a personas que no los han pedido. Creo que esa sensación de no ser escuchada y no valorar la experiencia emocional individual es un problema aún mayor".

    HBO

    Hay un detalle brillante en la escena que ofrece una capa importante de complejidad en todo este asunto. Una de las intrusas en la habitación de Kat le dice que su aspecto es resultado de sus problemas mentales. "Ojalá mi salud mental me hiciese parecerme a ti, ¡eres la persona más jodidamente bella que he visto nunca!", le contesta Kat, frustrada. Detrás de este momento hay un reconocimiento de que la perfección instagramera esconde muchas problemáticas mentales que no solo afectan a quienes dan like, sino también a quienes suben las fotos y stories y sienten que deben ajustarse a un estándar imposible para ser felices. También que solo deben enseñar lo bueno, nunca lo malo. Los filtros eliminan los granos y otras supuestas imperfecciones, e incluso moldean el cuerpo. Los mensajes son cortos, los emoticonos abundan. Los vídeos se centran en aquello que necesitas saber para funcionar mejor en esta sociedad, para tener éxito, para saber preparar un smoothie o cómo tonificar la parte trasera de tus muslos. Lo que dejan fuera, sin embargo, es aquello a lo que nos enfrentamos todos los días y que las marcas no querrían patrocinar. Así, los gritos quedan silenciados.

    Esa "sensación de no ser escuchada" de la que hablaba Levinson es la clave de todo. Contestar a cualquier problema de imagen personal con un "quiérete a ti misma" es no querer entender qué hay detrás de esos sentimientos. A veces hay que explorar la negatividad para encontrar la paz. A veces, la positividad puede ser lo más tóxico a lo que podemos recurrir. A veces, en lugar de escuchar una frase que podríamos leer en una pegatina, necesitamos oyentes generosos y personas dispuestas a aceptar las partes más feas de la vida.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

    'Euphoria': la escena de Kat y las 'influencers' ofrece un poderoso mensaje en la era Instagram
    • 175
    • cómo conseguir la salud de las mujeres delgadas

    Artículos relacionados