No te creas todo lo que cuentan sobre la testosterona

  • Por:jobsplan

28

10/2022

Analizamos siete de las creencias más extendidas sobre la popular hormona

Abdominales hipopresivos: un gran ejercicio para hacer salud, mejorar la postura y reducir cintura

Rocío Navarro Macías

Pensar en masculinidad es hacerlo en testosterona. Esta hormona es una de las más populares en la cultura popular por su influencia sobre la libido, la potencia sexual y la ya citada virilidad. La conocida como “T” en los ámbitos científicos interviene en procesos fundamentales para la especie humana.

“Desde un punto de vista evolutivo ha jugado un papel principal en la selección natural de las especies siendo, junto con otras hormonas esteroides, el vector motivador más importante en la conducta reproductiva y la adaptación de los mamíferos”, explica Manuel Jiménez López, docente e investigador principal del grupoDigital, Salud y Educación Física (TECNODEF) de UNIR.

Lee también

¿Quieres volver a gozar del sexo? Practica el tantra

Alexis Racionero

Falso

1.- La testosterona solo influye en los hombres

Culturalmente, circula la idea de que la testosterona es solo cosa de hombres. “Es cierto que el género femenino produce entre 3 y 7 veces menos T que el masculino. Se trata de una diferencia meramente fisiológica muy bien acotada, principalmente porque las mujeres producen la T en la glándula suprarrenal y muy poca en los ovarios, mientras ellos en las gónadas y muy poca en la glándula suprarrenal”, indica Jiménez.

No te creas todo lo que cuentan sobre la testosterona

Durante más de una década de estudios, el grupo de investigación TECNODEF de UNIR, ha realizado investigaciones que sugieren que la T es una hormona que impulsa el interés porque provoca cierto impacto sobre los demás.

Lee también

Abdorgasmos, 'sexercise' y otros vínculos entre ejercicio y sexo que te interesa conocer

Núria Jorba

Falso

3. El déficit de testosterona solo afecta a la sexualidad

La atención, la memoria y la habilidad espacial son funciones cognitivas sobre las que interfiere la testosterona. También lo hace sobre las habilidades motrices y las musculares. “Desde un punto de vista conductual, la T es una de las hormonas más importantes en las conductas competitivas humanas, capacitando al individuo para afrontar desafíos sociales. Por ejemplo, se ha observado que cuando nacemos ya hemos recibido una cantidad de testosterona prenatal filtrada a través de la placenta por la madre gestante. Estos “baños de testosterona” no sólo afectan al desarrollo físico del nonato, también regulan su cerebro-mente”, revela Jiménez.

Lee también

“El macho alfa es un narciso en busca de su parte femenina”

Lluís Amiguet

Verdadero

5. Es posible atenuar el descenso de testosterona a lo largo de la edad

Aunque luchar contra el envejecimiento natural del cuerpo es una batalla perdida, pero se puede ralentizar el proceso. “En un reciente estudio, que estamos a punto de publicar, analizamos la proteómica salivar de un grupo de ancianos sedentarios y lo comparamos con un grupo de ancianos físicamente activos. Observamos que los marcadores biológicos del envejecimiento eran menores en los activos que en los sedentarios. La actividad física moderada y regular es uno de los mejores ansiolíticos del mundo, pero también es la mejor “crema” antienvejecimiento del mercado”, sugiere Jiménez.

Más allá de los métodos naturales, existen componentes sintéticos de administración transdérmica que liberan esta hormona, conocida como terapia de reemplazo de testosterona (TRT). “Aún no hay suficiente evidencia clínica sobre los riesgos a largo plazo de la terapia de reemplazo, por eso únicamente se aplica esta terapia a ancianos con niveles claramente bajos y con una sintomatología clínica limitadora de su calidad de vida”, concluye el investigador.

Verdadero

6. El exceso de testosterona afecta a la fertilidad

Según las investigaciones científicas, no está demostrado que altas concentraciones de testosterona producidas de forma natural puedan provocar infertilidad en el género masculino, pero sí en el femenino. “Las terapias de reemplazo han sugerido mayoritariamente un aumento de la libido y una mejora en la producción de espermatozoides”, expone Jiménez.

Lee también

Un estudio alerta de que el tamaño de los penes está disminuyendo por culpa de la contaminación

Redacción

Falso

7. Existen alimentos que potencian la testosterona

Parece difícil que los niveles de testosterona aumenten por seguir una dieta determinada. Pero sí pueden verse afectado por consumir alimentos poco saludables. “En estudios in vitro y también en ensayos clínicos aleatorizados se han observado leves incrementos de T sérica total tras la administración de extractos de algunas plantas fabáceas (i.e. Trigonella foenum-graecum), pero no se ha podido demostrar un impacto notable sobre el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios. Tampoco, sus efectos anabolizantes han podido ser confirmados a largo plazo”, explica Jiménez. El investigador aclara, sin embargo, que existe una relación entre altos consumos de azúcar, sedentarismo e índices de masa corporal superiores a 25 kg/m2 con bajas concentraciones de T, especialmente en personas de 20 a 40 años.

Mostrar comentariosAl Minuto

No te creas todo lo que cuentan sobre la testosterona
  • 100
  • cómo las hormonas influyen en la salud mental de las mujeres

Artículos relacionados