Desenmascarar a América

  • Por:jobsplan

01

04/2022

Ya es suficiente. Es hora de dejar de usar máscaras o, como mínimo, de eliminar los mandatos de uso de máscaras en todos los entornos.

Esto es especialmente urgente para los niños en las escuelas y universidades, que sufren los efectos de las máscaras durante largas horas cada día a pesar de tener un riesgo muy bajo de muerte o enfermedad grave a causa del Covid.

Noticias Relacionadas

Chile, el país en que está todo en cuestión

23 enero, 2022

En defensa de ciertas grietas

23 enero, 2022

Tenemos la responsabilidad, de una vez por todas, de rechazar las narrativas ridículas y siempre cambiantes que sustentan las máscaras como impedimentos eficaces para la propagación de las infecciones por Covid.

La historia cambió de «las máscaras no funcionan», a «las máscaras pueden funcionar», a «las máscaras funcionan y debes llevar una». Ahora la narrativa cambia de nuevo: «las mascarillas de tela no funcionan, por lo que debe usar una mascarilla quirúrgica o ‘bien ajustada’», ¡o incluso usar dos!

Obsérvese que incluso mientras el Covid evoluciona hacia una variante omicrón menos peligrosa, se supone que debemos aumentar el nivel de histeria usando máscaras destinadas a los cirujanos que mantienen un entorno estéril sobre las heridas abiertas. Nos lo dicen las mismas figuras políticas, médicas y de los medios de comunicación que se han «equivocado con frecuencia pero nunca han dudado» sobre todo lo relacionado con el Covid en los últimos dos largos años. Y hablaban con tanta certeza entonces como ahora.

De manera perversa, el gobierno de Biden ordenó recientemente la distribución de 400 millones de mascarillas quirúrgicas N95 en todo el país. Dado que las mascarillas N95 se consideran desechables, y están pensadas para ser usadas como máximo quizás 40 horas, no está claro qué pasará en una o dos semanas cuando 330 millones de estadounidenses se queden sin su equipo de protección personal «gratuito».

El Reino Unido ha puesto fin con sensatez a sus mandatos de uso de máscaras, tanto en lugares públicos (oficinas y otros lugares de trabajo, bares, restaurantes, eventos deportivos, teatros) como, afortunadamente, en las escuelas. Una joven estudiante universitaria rompió a llorar ante la noticia, lamentando lo inhumano de su experiencia en los últimos dos años. Como declaró el secretario de Sanidad británico, Savid Javid, «debemos aprender a vivir con el covid del mismo modo que vivimos con la gripe».

Desenmascarar a América

Amén.

Los argumentos en contra de las máscaras son sencillos.

Incluso el CDC admite ahora lo que el Dr. Anthony Fauci dijo al mundo en febrero de 2020: las mascarillas de tela no funcionan y no hay razón para usarlas:

La Dra. Lena Wen, dudosa experta en medicina de la CNN, que antes era una gran aficionada a las mascarillas, nos dice ahora que las mascarillas de tela son «poco más que adornos faciales». Y el heroico escéptico Dr. Jay Bhattacharya cita un estudio danés y otro bangladesí en los que se constata que las mascarillas de tela son poco eficaces para prevenir el cólera.

¿En serio estamos dispuestos a llevar máscaras quirúrgicas apretadas e incómodas todo el día para evadir el ómicron?

Los pulmones humanos y nuestro sistema respiratorio están diseñados para inhalar nitrógeno y oxígeno y exhalar dióxido de carbono. El dióxido de carbono es, literalmente, un producto de desecho que se elimina de la sangre a través de nuestros pulmones. Puede que las mascarillas no atrapen niveles perjudiciales de dióxido de carbono contra nuestra nariz y boca, pero ciertamente se ensucian muy rápidamente a menos que se cambien constantemente. Además, favorecen la respiración bucal, lo que puede provocar síntomas de «boca de mascarilla», como acné, mal aliento, encías sensibles e irritación de los labios.

¿Por qué íbamos a interferir en la respiración natural a menos que nos sintiéramos enfermos, presentáramos síntomas y nos preocupara contagiar a otros? Y en ese caso, ¿por qué no quedarnos en casa?

Los seres humanos se comunican de forma verbal y no verbal, y las máscaras impiden ambas formas. Las máscaras amortiguan y distorsionan nuestras palabras. Y nuestras expresiones son señales importantes para todos los que nos rodean; sin esas señales la comunicación y el entendimiento se resienten. Los bebés y los niños pequeños pueden ser los más afectados, ya que la falta de compromiso facial con los padres y los seres queridos impide las conexiones humanas y los vínculos que se forman durante la infancia.

Sin embargo, quizá lo más inquietante sean los efectos simbólicos que se producen cuando millones de americanos llevan obedientemente máscaras basadas en pruebas poco sólidas proporcionadas por personas muy poco impresionantes.

La ausencia de rostro, la falta de identidad individual, de personalidad y de aspecto, es intrínsecamente deshumanizada y distópica. Al igual que los uniformes de las prisiones o los militares, reducen nuestras características personales. Las máscaras son bozales, símbolos de aceptación rutinaria de una nueva y fea normalidad que nadie pidió ni votó.

El riesgo es omnipresente y muy subjetivo (por ejemplo, el riesgo de covid varía enormemente con la edad y las comorbilidades). Nadie tiene derecho a imponer a los demás intervenciones como las mascarillas, al igual que nadie tiene derecho a un hipotético paisaje libre de gérmenes. La exhalación no es una agresión, salvo que se intente enfermar a otros a propósito. Podría decirse que las personas que llevan máscaras desprenden un poco menos de partículas de virus Covid que las que no las llevan, pero esto no justifica la prohibición de estas últimas de la vida pública. Como siempre, la carga abrumadora de la justificación de cualquier intervención —incluidos los mandatos de uso de mascarillas— debe recaer en quienes la proponen, no en quienes se oponen a ella.

En resumen, los estadounidenses no son niños. Las contrapartidas forman parte de toda política, lo admitan o no los funcionarios del gobierno. Sabemos coexistir con la gripe, al igual que vivimos con innumerables bacterias y virus en nuestro entorno. Del mismo modo, coexistiremos con el Covid. El objetivo no es eliminar los gérmenes, y el cero covid es un absurdo. Un sistema inmunitario sano, construido a través de la dieta, el ejercicio y la luz solar, será siempre la mejor defensa de primera línea contra las enfermedades contagiosas. Pero la dieta, el ejercicio y la luz solar no pueden ser subcontratados por los funcionarios de la salud ni ordenados por los políticos.

Los ligeros beneficios que puedan aportar las mascarillas son una cuestión que deben decidir los individuos por sí mismos. Las personas que se sientan enfermas con síntomas deben quedarse en casa. Todos podemos lavarnos las manos con frecuencia y a fondo. Por lo demás, es hora de que los estadounidenses se impongan frente a las dudosas afirmaciones y la inexistente legalidad de las medidas Covid del gobierno.

Es hora de volver a la vida normal, y eso comienza con rostros humanos visibles.


Jeff Deist es presidente del Instituto Mises, donde se desempeña como escritor, orador público y defensor de la propiedad, los mercados y la sociedad civil.

Etiquetas: COVID-19Joe BidenMáscarasPandemia

Desenmascarar a América
  • 136
  • son las mascarillas de oxigeno facial

Artículos relacionados