Facebook creó la plataforma perfecta para las conspiraciones sobre la vacuna COVID

  • Por:jobsplan

13

04/2022

Kaleese Williams se había mantenido alejada de Facebook e Instagram antes de que llegara el COVID-19. Pero, durante los primeros confinamientos, esta mujer de 37 años se quedó atrapada en su granja del norte de Texas con su marido, su hijo de tres años, y sus gallinas y cabras. También se quedó sin una fuente de ingresos. Williams vende aceites esenciales para una empresa de marketing multinivel de Utah llamada Young Living.

Normalmente montaba puestos en conferencias y otros eventos, ganando un poco de dinero mientras socializaba con las personas. “La cuarentena no es muy divertida”, dice Williams. “Así que empecé a pensar: ‘¿Qué tendría de malo compartir en las redes sociales?”. Su plan era llevar su negocio de aceites esenciales a Instagram, donde podría vender a la gente que conociera allí.

Williams decidió gastar en un curso online llamado ‘Ready Set Gram Pro’. Prometía ayudarla a crear una comunidad “muy comprometida” en la aplicación para compartir fotos que “generaría clientes potenciales y ventas constantes”. Viendo tutoriales en la web y participando en sesiones de Zoom, aprendió trucos para atraer clientes potenciales a su perfil, por ejemplo, comentando las publicaciones de personas influyentes en el ámbito del bienestar.

A medida que aumentaba su número de seguidores hasta superar los mil usuarios, se aficionó a Instagram, especialmente a las partes de la aplicación dedicadas a la ‘vida natural’. Williams ya tenía aversión a la medicina tradicional después de sentirse intimidada durante un episodio de cáncer en 2017, durante el cual dice que su médico no le reveló que un tratamiento al que se sometió podía causar infertilidad. Ahora dedicaba cada vez más tiempo a consumir información sobre diferentes formas de medicina alternativa, como la naturopatía y la medicina funcional.

Ahí es donde empezó a leer sobre la vacuna COVID-19. Se encontró con publicaciones basadas en rumores infundados que afirmaban que las vacunas de Pfizer y Moderna eran tóxicas, causaban reacciones adversas y podían tener riesgos de infertilidad. Al poco tiempo se convenció de que las vacunas aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que tienen pocos efectos secundarios y son casi totalmente eficaces para evitar la hospitalización o la muerte por COVID, no eran para ella. “Da miedo”, dice. “Creo en el sistema inmunitario. No creo en la inmunidad colectiva inducida por las vacunas”.

Uno pensaría que durante la peor pandemia en un siglo prácticamente todo el mundo estaría desesperado por conseguir una vacuna que prometa ayudarles a recuperar su vida. Pero estarías subestimando el poder de Facebook e Instagram para proporcionar todas las herramientas necesarias a los activistas antivacunas y otros comerciantes del bienestar para captar adeptos. A lo largo de los años, estos oportunistas han cultivado una estrategia optimizada para la era social. Gotean escepticismo anticientífico en los grupos de Facebook y en las historias y publicaciones de Instagram, donde los algoritmos recompensan los contenidos que provocan fuertes reacciones emocionales, amplificando aún más la desinformación.

Estas personas influyentes en las redes sociales, legitimadas por su considerable número de seguidores, tuvieron un año entero para sembrar la duda sobre las vacunas COVID antes de que Facebook tomara medidas significativas. Se han aprovechado de la confusión del público, y de los mensajes contradictorios del gobierno y los funcionarios de salud, sobre todo, desde los cubrebocas hasta los efectos secundarios y la seguridad de las vacunas. La postura oficial de Facebook es que no prohíbe las publicaciones a menos que “causen un daño inminente”, un umbral que la red social afirma que la desinformación sobre las vacunas solo ha cruzado meses después de la campaña de inoculación mundial.

Aunque persisten las dudas y las mentiras antivacunas siguen circulando por Internet, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, defiende a ultranza las acciones de la red social. Sus críticos sostienen que la compañía aún no ha hecho lo suficiente. “El contenido que sus sitios web siguen promoviendo, recomendando y compartiendo es una de las principales razones por las que la gente rechaza la vacuna”, dijo el representante demócrata de Pensilvania, Mike Doyle, en una audiencia en el Congreso el 25 de marzo con Zuckerberg y sus compañeros de las redes sociales. “Y las cosas no han cambiado”.

En octubre de 2020, un grupo de gurús del bienestar con millones de seguidores en las redes sociales se reunió virtualmente para discutir una oportunidad histórica. El mundo estaba a meses de la inmunización contra COVID-19, y varios fabricantes de vacunas señalaban que pronto solicitarían la autorización de uso de emergencia a la FDA. Estos escépticos de las vacunas vieron una oportunidad para impulsar una contranarrativa.

En una serie de debates, los ponentes hablaron de lo prometedor de los próximos meses. “Todas las verdades que hemos tratado de difundir durante muchos, muchos años, hay gente que las está escuchando”, dijo Robert F. Kennedy Jr., uno de los principales teóricos de la conspiración de las vacunas. “Esas semillas están cayendo en un terreno muy fértil”.

Durante años, los activistas -algunos con credenciales médicas, otros sin ninguna- han atraído seguidores, especialmente entre las madres de niños pequeños, al afirmar, falsamente, que las vacunas rutinarias contra el sarampión y las paperas pueden causar autismo y otros males. Aunque la inmensa mayoría de los estadounidenses ha hecho caso omiso y sigue vacunándose, el sarampión, que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) declararon erradicado de Estados Unidos hace dos décadas, ha reaparecido en los últimos años. Incluso ligeros descensos en las tasas de vacunación pueden mermar la inmunidad de rebaño necesaria para mantener a raya ciertos virus, y en 2019, Estados Unidos vio un aumento del 300 por ciento en los casos de sarampión. Entre las causas de los brotes: “la desinformación en las comunidades sobre la seguridad” de las vacunas, según los CDC.

Con COVID, los adultos, y no los niños, fueron los primeros en recibir la vacuna. Aun así, los escépticos de la vacuna apuntaron a un grupo cuyos temores conocían bien: las mujeres jóvenes. El otoño pasado, los grupos empezaron a hacer circular en Facebook e Instagram una entrada de blog, ahora eliminada, de origen desconocido que citaba a dos médicos con un titular incorrecto pero aterrador: “Jefe de investigación de Pfizer: La vacuna COVID es la esterilización femenina”. Afirmaba falsamente que la vacuna contenía una proteína en forma de pico que podía bloquear la creación de una placenta y hacer que las mujeres fueran infértiles.

Esta afirmación era falsa, pero agravaba la incertidumbre real. Pfizer y Moderna aún no habían probado específicamente sus vacunas en mujeres embarazadas o lactantes, y la autorización de uso de emergencia de la FDA no cubre el embarazo. La guía del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos solo llega a decir que “las vacunas no deben ser retenidas a las personas embarazadas o lactantes”. Aun así, en febrero, más de 3 mil mujeres embarazadas se habían inscrito en un programa de seguimiento del gobierno estadounidense tras recibir las vacunas COVID, y hasta ahora no ha habido ninguna señal de alarma. Estudios más recientes han descubierto que las vacunas no solamente son eficaces en las mujeres embarazadas, sino que también transmiten los anticuerpos a sus recién nacidos. Y como las mujeres embarazadas corren un mayor riesgo de morir de COVID, muchos médicos les recomiendan que se vacunen de todos modos. “Las mujeres están confundidas”, dice Lori Metz, trabajadora social clínica licenciada en Nueva York y especializada en fertilidad. “Su médico puede decir una cosa, y luego leen un blog que empieza a tirar de todos estos otros miedos”.

Facebook creó la plataforma perfecta para las conspiraciones sobre la vacuna COVID

Esta zona gris era terreno fértil para los activistas antivacunas. En diciembre, Del Bigtree, fundador de la Red de Acción para el Consentimiento Informado, compartió el falso post sobre esterilización con cientos de miles de sus seguidores en Facebook e Instagram. Posteriormente, el blog se compartió en Facebook más de 25 mil veces. “¡Estoy viendo esto en todas partes!”, escribió una mujer llamada Emily junto con una captura de pantalla del falso blog de Pfizer, que aún puede encontrarse circulando en Facebook en varios idiomas. “Estoy empezando a creer esto”. Quienes escriben comentarios inundaron su post con más “pruebas” (completamente falsas) que respaldaban la afirmación. Algunos decían que esto demostraba otra conspiración desacreditada: que la vacuna COVID forma parte del esfuerzo de despoblación mundial financiado por Bill Gates.

Los efectos de esta desinformación ya se reflejan en los datos de las encuestas. De las personas que dicen que no es probable que se vacunen, más de la mitad de las mujeres de EU están preocupadas por los efectos secundarios, en comparación con el 44 por ciento de los hombres, según una encuesta de la Oficina del Censo de EU del 3 al 15 de marzo. Muchas de las mujeres que ya cumplen los requisitos están rechazando la vacuna, según las encuestas y entrevistas realizadas a más de una docena de personas. Más de un tercio de las enfermeras, un grupo mayoritariamente femenino y que fue uno de los primeros en recibir la vacuna, no confía en que la vacuna COVID-19 sea segura y eficaz, según la Fundación Americana de Enfermeras. Y una encuesta realizada en marzo por el Washington Post y la Kaiser Family Foundation reveló que el 18 por ciento de los trabajadores sanitarios no tiene previsto vacunarse.

Las elevadas tasas de rechazo y dudas entre los trabajadores sanitarios son un alarmante indicador. Las vacunas se consideran en gran medida la mejor oportunidad del país para acabar con una pandemia que ha matado a más de medio millón de estadounidenses y ha provocado una crisis financiera mundial. Los epidemiólogos estiman que la vacunación de entre el 70 y el 85 por ciento de la población estadounidense desencadenaría la inmunidad de rebaño necesaria para volver a la normalidad. Si incluso los trabajadores de primera línea de alto riesgo, que han visto la devastación del COVID de primera mano, no quieren las vacunas, los expertos temen que tampoco se vacunen suficientes personas de la población general, lo que permitiría que el virus siguiera circulando.

Frente a los memes y anécdotas de Internet, Pfizer ha ofrecido una jerga científica. “Se ha sugerido incorrectamente que las vacunas contra COVID-19 causarán infertilidad debido a una secuencia de aminoácidos muy corta en la proteína de la espiga del virus SARS-CoV-2 que se comparte con la proteína de la placenta, la sincitina-1”, dijo en respuesta a una noticia sobre el rumor. “La secuencia, sin embargo, es demasiado corta -cuatro aminoácidos compartidos- para dar lugar de forma plausible a la autoinmunidad”. Era perfectamente exacto, pero la desinformación era infinitamente más compartible, dice Karen Kornbluh, directora de la Iniciativa Digital de Innovación y Democracia del German Marshall Fund of the United States. “La gente que apoya la ciencia tiene que mejorar la forma de contar la historia”, dice.

En los primeros meses de la pandemia de COVID, Zuckerberg se esforzó por posicionarse a sí mismo, y por extensión a Facebook, como una fuente de información buena y con base científica. Recibió varias veces a Anthony Fauci, el máximo responsable de enfermedades infecciosas del país, para realizar sesiones de preguntas y respuestas en directo, e hizo que su empresa desarrollara una página de COVID-19 con información sobre el distanciamiento social, las pruebas y los cubrebocas.

En cuanto a toda esa desinformación sobre las vacunas que circula por su plataforma, Zuckerberg ya dijo en septiembre que no le parecía adecuado que su empresa retirara la mayor parte. “Si alguien señala un caso en el que una vacuna ha causado daños o está preocupado por ello, es algo difícil de decir, desde mi punto de vista, que no debería permitirse expresar en absoluto”, comentó al sitio de noticias Axios. “Hay una línea muy fina entre un nivel importante de alta energía en torno a un tema importante y algo que puede inclinarse hasta causar daño”.

El 8 de febrero, casi dos meses después del inicio de la vacunación en Estados Unidos y un año después del comienzo de la crisis de COVID-19, Zuckerberg dio marcha atrás y decidió que la desinformación estaba, de hecho, causando daño. En ese momento, el escepticismo en línea se manifestaba en decisiones en la realidad para no vacunarse. Facebook declaró que las cuentas de Instagram y los grupos de Facebook que compartieran repetidamente información falsa sobre las vacunas serían prohibidos y que los que defendieran las vacunas serían menos prominentes en los resultados de las búsquedas, una medida que los críticos habían instado durante años. Kennedy, Bigtree y otros grandes nombres perdieron su acceso a Facebook. Pero muchos otros no. En una búsqueda de prueba de “vacunas” en Instagram unos días después del anuncio, la mayoría de las 20 primeras cuentas ofrecidas por la plataforma eran explícitamente escépticas a las vacunas. La sexta de la lista se llamaba @antivaxxknowthefacts (perfil: “Inyecta verduras, no vacunas”). El octavo se llamaba @anti.vaccine. La duodécima, que aparecía justo antes de @covidvaccineinjury y @anti_vaccine_4_life, era @vaccinefreedom, la cuenta del National Vaccine Information Center, con 54 mil seguidores, el mismo grupo que vendió entradas para la conferencia de octubre en la que habló Kennedy.

Facebook dijo a Bloomberg Businessweek que desde febrero ha eliminado 2 millones de contenidos antivacunas que violaban sus políticas. Pero para entonces muchas de estas conspiraciones ya habían llegado a personas como Williams en su granja del norte de Texas y siguen circulando de formas que las herramientas de limpieza automatizadas de Facebook no pueden encontrar tan fácilmente, como a través de capturas de pantalla, en comentarios y en mensajes de grupo.

Peor aún, la información errónea sembrada por los escépticos de las vacunas en Facebook se propagó en el mundo real, incluso en las escuelas de enfermería. Una estudiante de enfermería de Houston dice que su profesor clínico declaró con orgullo a la clase que no se iba a vacunar. La persona que administraba las vacunas en el campus también se abstenía. Una enfermera de 28 años de Southfield, Michigan, dice que rechazó la primera oportunidad de vacunarse porque está intentando tener un bebé. Había visto las declaraciones en Internet, y “aunque estés en el campo de la medicina”, dice, “simplemente no lo sabes”.

Monika Bickert, ejecutiva de política de contenidos de Facebook, se posicionó sobre el momento de la medida en una llamada con periodistas en febrero. Dijo que la Organización Mundial de la Salud (OMS), los CDC y otros expertos en salud pública aconsejaron a la red social que tomara medidas más contundentes, porque la información errónea estaba convenciendo a la gente de no vacunarse. Esa era la prueba que necesitaba Facebook de que el contenido de su sitio estaba causando “daños en el mundo real”. Este fue el mismo criterio que la red social utilizó durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020, cuando se negó a desactivar los grupos #StopTheSteal que estaban difundiendo la mentira de que el presidente Donald Trump había ganado las elecciones. En su lugar, Facebook pegó una nota en sus publicaciones diciendo que Joe Biden había ganado realmente la elección. El 6 de enero, violentos alborotadores asaltaron el Capitolio de Estados Unidos, un ataque parcialmente planificado en Facebook. Solo entonces la empresa empezó a prohibir los grupos #StopTheSteal y suspendió la cuenta de Trump.

El enfoque de Facebook de permitir que los contenidos falsos sobre las vacunas permanezcan en línea y de limitarse a verificarlos puede ser incluso menos eficaz que sus intentos de frenar la desinformación y la incitación política. Es poco probable que la gente que ya se ha creído las conspiraciones de las vacunas se deje influir por una etiqueta de desinformación, y las etiquetas se ignoran fácilmente. Los usuarios de Instagram ven ahora una ventana emergente cuando buscan “vacuna” preguntando si realmente quieren ver los resultados. Se descarta fácilmente con un toque.

En el centro de los problemas de desinformación de Facebook está el propio diseño de la red social. Después de las elecciones de 2016, como respuesta a las críticas por el creciente papel de Facebook en la polarización política, la compañía hizo un cambio crucial en el funcionamiento de su plataforma. Zuckerberg anunció una nueva declaración de misión: Construir comunidad y acercar el mundo. Eso significaba destacar los Grupos, para que la gente se uniera por intereses compartidos, en lugar de discutir sobre las noticias. Este cambio también ayudó a Facebook a aumentar los ingresos, al introducir más contenido en los feeds de la gente. Antes, los usuarios veían sobre todo lo que publicaban sus amigos o los amigos de sus amigos; ahora, todo lo que se comparte en un grupo al que se pertenece aparece también en su feed, lo que crea más espacio para los anuncios.

El algoritmo de Facebook recomendaba grupos a sus usuarios basándose en lo que solía gustar a personas con intereses similares. Así, si te unes a un grupo sobre cocina vegana, Facebook puede recomendarte un grupo sobre medicina natural. Si te unías a ese grupo, Facebook podía sugerirte otro sobre el daño de las vacunas. Y así los usuarios encontraban comunidades, algunas de las cuales los impulsaban a adentrarse en agujeros de desinformación. La red social utiliza mecanismos similares para personalizar las recomendaciones de las cuentas de Instagram a seguir. “Una vez que encuentras a alguien”, dice Williams, “eres capaz de encontrar a otro”.

Al mismo tiempo, Facebook e Instagram también destacaron lo que llamó conversaciones “significativas”, es decir, publicaciones que generaron muchos comentarios muy rápidamente. El cambio, destinado a destacar los embarazos, los anuncios de compromiso y otros grandes acontecimientos de la vida, también potenció los contenidos controvertidos, sorprendentes o aterradores que suscitaban debate, como las publicaciones antivacunas. Las personas bienintencionadas que intentan desmentir la desinformación sobre las vacunas en los comentarios han contribuido a que se convierta en un fenómeno viral al indicar al algoritmo de Facebook que debe publicar las entradas en los feeds de más personas.

Instagram fue un terreno fértil a su manera. La salud es una de las categorías de más rápido crecimiento, y algunos de los nombres más importantes de la plataforma viven en un género ampliamente conocido como bienestar. Un subgénero de esos influencers, como los que atrajeron a Williams, ofrece estrategias pseudocientíficas para una vida sana. Opciones de estilo de vida que suenan bien (dietas a base de plantas, tés de desintoxicación) se ofrecen a los usuarios junto a consejos médicos cuestionables. Por ejemplo, cuando llegó el virus COVID, algunos de estos influencers afirmaron que una dieta saludable, el ejercicio y los suplementos que promocionaban eran las mejores formas de evitar el contagio del virus.

Detrás de estas afirmaciones suele haber un motivo de lucro. Los grandes nombres del movimiento antivacunas, Bigtree y Kennedy entre ellos, ganan dinero con charlas, seminarios online o la venta de suplementos. Un Instagramer vende paquetes de 15 dólares de stcikers que dicen: “Las vacunas pueden causar lesiones y muerte” y “Nunca me vacunaré contra el COVID-19”. Otra pregona lo que afirma que son entrenamientos para eliminar COVID. Una tercera, que dice ser médico naturista, cobra 295 dólares por una consulta sobre vacunas, o 49.97 dólares por un seminario web, y ofrece descuentos en suplementos y purificadores de aire para librar el entorno de las “toxinas”. Un apartado de responsabilidad legal en la parte inferior de su sitio web dice que la información es “para fines educativos e informativos y NO es un consejo médico.” En su página de Instagram no tiene ningún informe de responsabilidad.

Por ejemplo, puedes hablar con los médicos que han pasado el último año en las salas de COVID, y te dirán que cada vez pasan más tiempo convenciendo a sus pacientes de algo tremendamente falso que han leído en Facebook. “He tenido innumerables pacientes que me han dicho que el COVID no es real y que no es peor que la gripe”, dice Ryan Marino, médico toxicólogo de Cleveland. Ahora la gente le dice que tampoco quiere la vacuna, y no solo las mujeres jóvenes; los activistas antivacunas han difundido mentiras entre otros grupos vulnerables, especialmente las comunidades negras. Marino forma parte de un grupo informal de trabajadores de la salud que pasan el tiempo libre que tienen en las redes sociales intentando combatir la mala información con la buena. El medio elegido por Marino es Twitter, pero también hay médicos como él en Facebook, Instagram y TikTok.

Este es exactamente el tipo de comportamiento que Facebook dice que superará la desinformación sobre las vacunas que prolifera en sus plataformas. “Las investigaciones demuestran que la mejor manera de combatir las dudas sobre las vacunas es conectar a la gente con información fiable de expertos en salud”, dice el portavoz de Facebook Kevin McAlister, señalando el Centro de Información Sanitaria COVID-19 de la compañía. Los estudios han revelado que los hechos directos apenas cambian las opiniones; las historias personales de fuentes conocidas funcionan mucho mejor”. Al principio, Danielle Belardo pensó, al igual que Facebook, que compartir información con base científica serviría de algo. Cuando el virus empezó a propagarse en marzo, Belardo, que entonces era becaria de cardiología en Filadelfia, fue reasignada a las salas de COVID. Se pasaba el día atendiendo a pacientes, algunos con respiradores, otros apenas capaces de respirar por sí mismos, todo ello sin el equipo de protección adecuado para ella. “Fue muy duro”, dice. “Iba a trabajar, veía el virus, veía la muerte, y luego volvía a casa para ver una tonelada de desinformación en línea”.

Ya tenía un buen número de seguidores en Instagram gracias a sus publicaciones sobre nutrición basada en plantas. Al principio de la pandemia, decidió utilizar su plataforma para desmentir las falsas afirmaciones sobre el virus que provoca COVID-19. Sus primeras publicaciones eran técnicas y científicas, y pretendían aclarar los hechos. Cuando recibía acoso y comentarios airados, que eran muchos, respondía a las críticas. “Lo estaba haciendo mal, y muchos médicos lo estaban haciendo mal”, dice. “Estábamos destacando las publicaciones que eran falsas y enlazando directamente a ellas, dirigiendo un mayor tráfico a esas publicaciones, impulsándolas en el algoritmo”.

Belardo, que ahora es directora de cardiología en el Instituto de Medicina Basada en Plantas de Newport Beach (California), ya no se compromete directamente con las mentiras, porque eso solo llama más la atención por la lógica de Facebook e Instagram. En su lugar, trata de compartir cosas que sabe que darán juego: memes, selfies, historias personales y posts de preguntas y respuestas. Ha tenido un éxito relativo. Su número de seguidores ha aumentado en decenas de miles de personas. Pero sus publicaciones siguen atrayendo a muchos comentaristas antivacunas, a pesar de bloquear a cualquiera que la acose.

Marino dice que él también está inundado de acoso y amenazas de muerte, y no solo en Internet. La gente se ha presentado en su lugar de trabajo; otros han llamado al hospital en el que trabaja para intentar que le despidan. “He tenido pacientes que me han acusado de lucrarme con el COVID, de hacer pruebas solo porque me pagan por hacer un diagnóstico”, dice. “Mientras tanto, a las principales figuras del movimiento antivacunas les ha ido muy bien económicamente”.

A pesar de su éxito en la creación de un mayor número de seguidores, los esfuerzos como los de Belardo y Marino aún no han llegado a Williams. Los algoritmos muestran a la gente más de lo que quieren ver. “Para ser completamente sincero, no he visto a los médicos recomendando la inyección”, dice Williams. Y aunque lo viera, dice que no les creería.

Facebook creó la plataforma perfecta para las conspiraciones sobre la vacuna COVID
  • 247
  • cubre el programa de salud de la mujer de texas

Artículos relacionados