Ángela Quintas: "Las dietas Detox no tienen sentido"

  • Por:jobsplan

27

05/2022

Ángela Quintas, experta en alimentación y nutrición, cree que las dietas milagro suponen un riesgo para la salud. “No sirven para nada y pueden deteriorar tu organismo", asegura en una entrevista a ElPlural con motivo de la publicación de su cuarto libro: '¿Por qué me duele la tripa?', editado por Planeta. En él dedica un capítulo al sobrepeso y la obesidad, que constituyen factores de riesgo en numerosas enfermedades. Combatir estas cuestiones, asegura, va más allá de una cuestión estética, pero se tienen que hacer de forma equilibrada y mantenida en el tiempo. “Las dietas rápidas para bajar peso o eso que llaman dietas Detox no tienen sentido”, concluye. En su libro, incluye consejos básicos para "el buen comer (y adelgazar)", además de un menú semanal para bajar de peso.

‘¿Por qué me duele la tripa?’ofrece también las claves para mejorar la salud de nuestro aparato digestivo y combatir enfermedades como el estreñimiento, el helicobacter pylori, la candidiasis -que provoca unas irrefrenables ganas de comer dulce a todas horas, especialmente a las mujeres-, o la acidez provocada por la hernia de hiato. En todos los casos incluye pautas alimentarias y menús específicos para las dolencias más frecuentes, con ingredientes de mercado al alcance de todos.

PREGUNTA.- ¿Hasta qué punto influyen los hábitos alimenticios en nuestra salud?RESPUESTA.- Nos nutrimos a través de lo que comemos. Dependiendo de lo que elijamos, estaremos mejor nutridos o no, tendremos unas buenas analíticas, energía y nos sentiremos bien. Es súper importante.

P.- ¿Cómo es posible que en España, considerada la meca de la dieta Mediterránea, haya aumentado tanto la obesidad infantil?R.- Tenemos unos alimentos que son maravillosos y la opción de poder obtenerlos de manera muy fácil. En casi todos los sitios hay un mercado o la posibilidad de comprar alimentos frescos. Creo que nos estamos olvidando un poco de cómo comíamos antes. Siempre digo que lo mejor es volver al Mercado. Recalco siempre la importancia de leer etiquetas, pero si vas a un mercado, no hay que leer etiquetas, es decir, la fruta, la verdura, el pescado, la carne... Ahí sabes lo que hay, no son alimentos ultraprocesados ni estamos comprando cosas que no deberíamos tomar.

Todo esto también está asociado en esta vida de estrés que llevamos, que vamos corriendo, corriendo a todos los lados. Al final es todo como ciclo. Y en el caso de los niños, es verdad que la obesidad infantil se está disparando y eso acarreará problemas. Es decir, nos vamos a encontrar adultos muy jóvenes que van a empezar a tener enfermedades que antes aparecían ya en una edad muy adulta: diabetes tipo dos, síndrome metabólico, hiperlipemias, etc. Eso lo estamos empezando a ver en gente muy joven y es porque de pequeños ya está teniendo un sobrepeso importante.

P.- ¿Cuáles crees que son nuestros peores hábitos a la hora de comer?R.- Primero no hacer una buena compra, es decir, para mí eso es fundamental, no hacer una buena planificación para toda la semana, que tengas materias primas en casa, que no llegues al miércoles con la nevera vacía y pidas una pizza. Si un día lo quieres hacer, vale, pero que no sea porque no tengas alimentos de calidad en casa con los que puedas cocinar. También es recomendable buscar ingredientes sencillos, maneras de cocinar sencillas y, cuando tenemos niños, dar ejemplo. Eso es muy, muy importante porque yo no puedo pretender que mis hijos coman fruta si nunca me ven a mí hacerlo.

P.- ¿Los productos biodietéticos que cada vez vemos más en las estanterías de las grandes superficies son saludables?R.- Pasa mucho que la gente que decide de repente dejar de comer ciertos alimentos, por ejemplo, el gluten. Cuando uno es celíaco evidentemente lo tiene que retirar, pero hay personas que lo hacen porque sí. El gluten es un producto que da consistencia al alimento y si lo eliminamos, la industria añade otro producto, que normalmente son grasas o azúcares. Es decir, estamos comprando algo que en el etiquetado pone sin gluten y que es sano, pero puede tener otras muchas cosas. Cuidado con esto porque es la manera que tienen de vendernos productos. Debemos mirar siempre la etiqueta de productos bajo o sin azúcares añadidos porque posiblemente no tiene azúcar, pero puede tener grasas que no son del todo saludables.

Ángela Quintas:

P.- ¿Qué opinas de las dietas de adelgazamiento?R.- Cuando nos planteamos que queremos bajar peso tiene que ser algo que se mantenga en el tiempo. No podemos utilizar dietas rápidas para bajar peso o eso que llaman dietas Detox, que no tienen sentido. Lo que realmente necesitamos bajar es la grasa corporal y si hacemos una dieta en la que bajamos peso muy rápido, corremos el riesgo de perder masa muscular y eso va a deteriorar nuestro metabolismo basal y provocar un efecto rebote.

Entonces lo que hay que hacer es aprender a comer y sentir sentirte bien. La dieta se tiene que adaptar a ti y tú te tienes que adaptar a la vida. No tiene sentido estar cuatro días a manzanas porque sí, seguramente bajes peso, pero luego, ¿qué? ¿Estás aprendiendo a comer? ¿Te está sirviendo para algo? No, no te está sirviendo absolutamente para nada.

P.- La cuestión es llevar siempre una dieta sana y equilibrada, pero ¿podemos cometer algún exceso de forma esporádica?R.- Lo importante no es lo que haces un día, sino lo que haces los 365 días del año. Porque un día hagas algo que no deberías hacer, no va a pasar absolutamente nada. El problema es que te alimentes mal durante todo el tiempo.

Sobre todo, mirándolo desde el punto de vista de la salud, no tanto la parte estética, que sí, puede ser un motor para bajar peso, pero lo realmente importante es nuestra salud. Si nuestra analítica da niveles de colesterol o transaminasas altas, hígado graso, etc. debemos tener cuidado con estas dietas milagrosas.

P.- ¿Son peligrosas las dietas milagro que te hacen perder mucho peso en poco tiempo?R.- Las dietas milagro no sirven para nada y pueden deteriorar tu organismo. En lugar de grasa, se pierde masa muscular que luego produce un efecto rebote. Entre otras cosas, me dedico a hacer subir o bajar de peso a actores para el cine. Cuando tienen que engordar piensan 'qué bien, voy a poder comer de todo', y luego se llevan una gran decepción porque tenemos que conseguir que suban ese peso, pero que sus analíticas no se alteren. Hemos encontrado casos en los que al final tenían unas analíticas mejores que al principio.

P.- ¿Son preocupantes las fake news y los bulos sobre la alimentación?R.- Me preocupa mucho el tema de los adolescentes, cada vez estamos viendo más casos de anorexia y bulimia. No podemos decir que un alimento tiene propiedades milagrosas. No hay súper-alimentos. ¿Qué cantidad de alimento tendrías que comer realmente para que eso se convirtiera en un súper alimento? Para mí un súper-alimento son unas lentejas con arroz, porque ahí tengo todos los aminoácidos esenciales, estoy obteniendo proteína vegetal, es decir, nuestras abuelas, nuestras madres ya hacían ese tipo de súper alimentos, pero darle propiedades mágicas a un agua con limón que no tiene ningún sentido, o que te diga que es mucho mejor tomarla después de comer o antes de comer.

Al final somos pura química y lo que hay que ver realmente es que cómo funcionan esas moléculas y que me está aportando cada uno de los nutrientes a tu cuerpo.

P.- ¿Comer bien es aburrido?R.- No tiene por qué. En el libro hemos puesto recetas dirigidas a personas a las que le detectan una intolerancia o tienen un problema con algunos alimentos. La idea de este libro surgió para que la gente se diera cuenta de que, a pesar la necesidad de una determinada manera de comer, se pueden ingerir alimentos apetecibles y sanos. Me comería todas las recetas que hemos incluido, aunque no tenga las patologías para las que están indicadas

P.- ¿Qué productos no faltan nunca en tu nevera?R.- No faltan los lácteos, que me encantan. Los yogures nos aportan hidrato en la proteína, por lo cual son fundamentales. También frutas, verduras, leche, carne, pescado... Por ejemplo, tengo mantequilla que te llamaría la atención, pero es cierto que tomada en ocasiones nos aporta un ácido, que es el ácido mirístico, que lo solemos tener muy bajito. Los sábados voy al mercado y hago una compra de las de toda la vida. Congelo, me hago un menú, preparo, lo que voy a comer a lo largo de toda la semana y miramos mucho lo que comen los enanos en el cole. Intentamos que las cenas estén acorde con lo que se va a comer y realmente al final necesitas tener tres o cuatro menús que vas cambiando.

P.- ¿Es bueno dar pizza para cenar a los más pequeños? ¿Puede ser un alimento saludable?R.- Si utilizas una buena harina y le pones proteína, una buena salsa de tomate... es verdad que el queso que se utiliza es más graso y se nos va un poco, pero no pasa nada porque nos tomemos un día una pizza, no se va a acabar el mundo. Eso sí, si decido que todos los días voy a comer pizza, pues entonces tendré un problema.

P.- ¿Qué plato o producto inconfesable te pirra?R.- Me pirran las palmeras de chocolate. Tengo que decirlo, aunque no las como de forma habitual. No pasa nada por tomar de vez en cuando un dulce, un bizcocho casero o algo que merezca realmente la pena.

P.- En este último libro hablas de una serie de enfermedades, algunas muy habituales, como el estreñimiento, y otra no tanto. ¿Una buena alimentación puede acabar con todos estos problemas gastrointestinales? R.- Acabar con tal, no. Si tengo una hernia de hiato, lo que ocurre es que un trozo de mi estómago se ha salido por encima del diafragma, de tal manera que mi estómago ha dejado de ser estanco y, por tanto, no tengo esa capa de mucosa que me protege y voy a tener un reflujo ácido que sube al esófago. Es algo físico y la alimentación no va a poder reparar esa hernia, pero sí ayudará evitar alimentos que produzcan ese reflujo tan ácido.

Hay otras patologías en las que sí ayuda. Cuando por ejemplo, me encuentro con un paciente que está muy estreñido, lo primero que tenemos que hacer es ver cuál es su alimentación, porque si tú no estás tomando nada de fibra ni suficiente cantidad de agua, es normal que estés estreñido. Es decir, no podemos ir directamente al laxante. Si a pesar de eso sigues estando estreñido, tendremos que preguntarte ¿te mueves? Estás haciendo que tus movimientos peristálticos, esos movimientos que hacen que el alimento recorra mi intestino, funcionen de manera correcta. Si a pesar de eso sigues estreñido, ahí sí que podemos hacer un proceso de reparación. Es decir, podemos utilizar cepas, probióticas específicas y prebióticos, o incluso formadores de mucílago como puede ser la chía o el lino para favorecer el tráfico intestinal.

P.- ¿Qué hábitos son imprescindibles para mantener la salud de nuestro aparato digestivo?R.- Una de las causas más importantes de la alteración de la biótica, que es lo que me puede producir diarreas, estreñimiento o gases es el estrés. Otra es el consumo de determinados fármacos como los antibióticos, los corticoides o antiinflamatorios, fumar y el sobrepeso, que tiene un capítulo específico en el libro ya que hace que cualquier patología tenga una sintomatología mucho más grave. Hay muchas cosas que pueden alterar y estamos hablando de algo global. Vivimos en una sociedad muy estresada, todos tenemos los niveles de estrés por las nubes y es una de las causas principales de esa alteración en la macrobiótica.

P.- ¿Se come mejor en el medio rural?R.- Pues yo creo que sí. Yo vivo en una gran ciudad donde tienes acceso a tantas cosas, tantas tentaciones y a todos estos alimentos que no son saludables, esas bolsas de patatas que crujen, esos snacks que suenan, todo eso que nos gusta tanto y que tiene mucha cantidad de sal. No podemos negar que esos alimentos no estén buenos o que en el mundo rural no aparezcan, pero sí es cierto que ellos tienen más acceso a los animales, a las verduras, a las frutas... Aquí estamos rodeados de tentaciones.

P.- ¿Hay algún producto que esté totalmente prohibido en tu casa? R.- Bollería no tenemos nada. Es verdad que sí que hacemos bizcochos caseros y utilizamos como edulcorante el plátano o los dátiles. Para media mañana en casa se lleva un bocata como hacíamos antes. No tenemos, por ejemplo, zumos y menos de los envasados. La fruta hay que comerla tal cual para aprovechar la fibra, para que no me haga un pico de insulina.

P.- No nos fijamos, pero comer una naranja es mucho más sano que tomar un zumo de naranja natural.R.- Cuando nosotros ingerimos la fruta en zumo, la fibra se está quedando en el exprimidor y estamos esperando una cantidad de hidratos de carbono muy grande. Además, la digestión de la fruta empieza en la boca. Nosotros tenemos una enzima que se llama amilasa salival, que es la que empieza a digerir esa esa fruta. Cuando yo me bebo el zumo esa amilasa salival prácticamente no hace nada.

P.- Tenemos un desconocimiento total de muchas cosas simples que forman parte de nuestro día a díaR.- Ojalá tuviéramos una asignatura de nutrición en los colegios y aprendiéramos a comer desde que somos pequeños porque es algo que vamos a hacer toda la vida.

Ángela Quintas: "Las dietas Detox no tienen sentido"
  • 207
  • como perder grasa corporal salud de la mujer

Artículos relacionados