Ana Alianelli podría volver a ver a sus hijas en una visita supervisada

  • Por:jobsplan

22

01/2023

Los días sin poder ver a sus hijas parece llegar a su fin. La jueza Denise Lynch autorizó a Ana Alianelli a visitar a Sofía y Victoria, si es que su abogado logra arreglar una visita supervisada en Snowmass, Aspen, donde están viviendo con el padre, Dennis Burns.

Según publicó el medio gráfico norteamericano"The Post Independet",Lynch no tomó aún una decisión sobre quién tendrá la custodia de las chicas en un futuro. Pero sí dijo que además de reencontrarse madre e hijas,quiere que hablen por teléfono diariamente. "No es saludable para las menores", dijo la jueza.

A pesar de la resolución tomada el último lunes, cuando Alianelli y Burns se encontraron en la Corte del distrito de Glenwood Springs, la jueza confirmó que por el momento no piensa cambiar su decisión de 2010, cuando le dio la custodia al padre.

"Yo quiero que Alianelli tenga contacto con las chicas", dijo. "No voy a cambiar la ubicación de las niñas ahora, ni decir quién va a tener la custodia", agregó Lynch.

Sofía y Victoria arribaron con su madre el jueves pasado a Houston desde Buenos Aires con los dos padres, después de que la Corte Suprema Argentina decidiese que la madre viaje con ellos. En el aeropuerto, Burns se llevó a sus hijasluego de ser atacado por el hermano de Alianelli, que lo tidó de ser "un padre golpeador".

Desde ese momento, la madre no pudo volver a verlas y dice estar preocupada por la salud de sus hijas. Como un modo de contrarrestar esta percepción, la página de Facebook Return Burns Children Fund, una cuenta que apoya a Burns,publicó una fotografía en la que se lo ve sonriente junto a su hijas.

Ana Alianelli podría volver a ver a sus hijas en una visita supervisada

"Nunca, desde que nacieron, pasaron tanto tiempo sin mí", dijo Alianelli a LA NACION. Desesperada y sin contacto con sus hijas, dijo que lleva varios días sin dormir y que anoche, durante la tan esperada audiencia con su ex esposo, tampoco logró ver a las nenas.

"No sé dónde están. Sé que cerca porque él está acá, en Aspen, pero que me digan que están cerca no me sirve, yo quiero verlas. Hablé por última vez ayer a la mañana y el papá les cortó el teléfono. Estaban pésimo. Decían que querían verme...", relató Ana en diálogo telefónico con LA NACION.

La palabra del padre de las nenas

Jonathan Shaw, abogado de Burns, le pidió a la jueza que se organicen visitas supervisadas debido al historial de la madre. "Queremos que la madre participe en la vida de los niños, pero necesitamos protección suficiente", sostuvo.

La defensa del norteamericano no quiere que suceda lo que pasó hace cinco años. En 2010, tras separarse de Burns en los Estados Unidos, Alianelli viajó a Buenos Aires con un permiso de 15 días para llevarse a sus hijas. Pasado ese plazo no retornó, amparada en que su ex pareja había perdido su casa por problemas con el juego. Desde su entorno, además, hubo denuncias de maltrato familiar, y se quedó cuatro años en el país.

En el artículo del Post Independent se consigna que los registros de crímenes deColorado confirman que Burns fue arrestado en agosto de 2009 en una pelea doméstica, pero el caso fue cerrado. Dos meses después volvió a ser arrestado por no obedecer una orden de restricción, aunque el acusado confesó que su ex mujer le había dicho que vaya en busca de objetos personales y, cuando llegó, llamó a la policía.

A pesar de todo esto, Lynch decidió darle la custodia al padre luego de recibir reportes de psicólogos de la Corte que pasaron tiempo tanto con los padres como con las niñas.

La abogada de Alianelli, Georgina Melby, aseguró que el acuerdo que tuvieron los padres en la Argentina no se respetó,y cree que "debe ser homologado y transformado en orden". Sin embargo, la madre teme que durante el proceso la justicia norteamericana "modifique los términos" y eso ponga en peligro su estrategia.

La situación tomó mucha relevanciatanto en los medios de Estados Unidos como en la Argentina donde, según el abogado de Burns, se realizaron campañas mediáticas para culpar al padre, a quien también amenazaron de muerte.

La jueza no es ajena a este tema y se refirió a lo que se viene. "A partir de ahora, esta corte va a tener que lidiar con circunstancias muy difíciles", y decidió llamar a un encuentro entre los padres este miércoles.

La audiencia del lunes fue pacífica y estuvieron presentes los padres con sus abogados, dos amigos de Alianelli, el cónsul argentino y un periodista. En una semana cargada de emociones, se espera que la jornada de mañana pueda ser clave para que la madre pueda volver a ver a sus hijas.

Con la colaboración de Verónica Whitney

Ana Alianelli podría volver a ver a sus hijas en una visita supervisada
  • 552
  • un centro para la salud de la mujer glenwood springs

Artículos relacionados