Una terapia celular en cáncer infantil, segura y viable para pacientes COVID

  • Por:jobsplan

01

09/2022

Un innovador y prometedor ensayo clínico, financiado de forma extraordinaria por la Fundación CRIS contra el cáncer gracias al Fondo CRIS Covid y Cáncer, despunta con reconocimiento internacional como un eficaz tratamiento contra la COVID-19. Se trata de una terapia celular empleada en pacientes oncológicos infantiles en la Unidad CRIS de Terapias Avanzadas del Hospital La Paz adaptada a estos pacientes COVID-19. Una excelente noticia que pone de manifiesto la importancia de la investigación.

Tras lograr el alta hospitalaria en tiempo récord de 9 pacientes en la Fase I, los resultados iniciales de la Fase II multicentro (Hospital Universitario de La Paz, Hospital Clínico de Valencia, Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, Hospital Cruces de Bilbao y el Hospital General Universitario de Alicante) son esperanzadores.

Este innovador abordaje ha sido distinguido internacionalmente por tres publicaciones -The Scientist y The Lancet, entre ellas-, el Top Scoring Abstract Award de la International Society of Gene and Cell Therapy, diversos premios nacionales y el desarrollo de una patente.

“La fase 2 está siendo muy importante porque hemos visto que, incluso en población vacunada, el virus puede volver a aparecer por múltiples causas. El tratamiento está absolutamente estandarizado para su administración intravenosa. Sin embargo, nos gustaría evolucionar el medicamento para que pudiese administrarse de una forma más sencilla sin necesidad incluso de estar en el hospital”, explica Antonio Pérez Martínez, jefe del Servicio de Hemato Oncología Pediátrica de La Paz y Director de la Unidad CRIS de Terapias Avanzadas.

Además, Pérez destaca que el sistema inmune juega un papel fundamental en el control, no solamente del cáncer infantil, sino de las infecciones virales. “La mayoría de los grupos están trabajando en vacunas o si el virus muta, en la genómica… nosotros estamos trabajando en la terapia adoptiva celular, que era un concepto muy restringido en algunos grupos que hacíamos trasplante de médula”.

Este concepto de tratamiento celular vivo, que podría llegar a ser en aerosol o caramelos, como subraya el experto, contando con la financiación necesaria, podría generar una inmunidad local celular que proteja de la posible infección SARS-Cov-2. Incluso, añade, estando vacunados.

Una terapia celular en cáncer infantil, segura y viable para pacientes COVID

“Porque hemos visto que la enfermedad no acaba con la vacuna. Aunque obviamente se ha atenuado mucho y lo que predomina en estos momentos es la elevada contagiosidad”, señala.

Para los expertos, este innovador ensayo clínico, liderado por Antonio Pérez Martínez desde la Unidad CRIS de La Paz, pone de manifiesto el impacto tan vital que tiene la investigación en cáncer.

“Vemos cómo los avances en un área pueden beneficiar a otros tipos de cáncer y, en este caso, vemos cómo la terapia celular, que emplean con éxito en pacientes oncológicos infantiles, tiene un uso eficaz en otra enfermedad como es la COVID-19”, explica Marta Cardona, directora de CRIS contra el Cáncer.

Cristina Ferreras, Labmanager del grupo de investigación CRIS contra el cáncer en el Hospital La Paz, explica el origen de este innovador abordaje en plena pandemia, sin dejar la investigación de cáncer infantil ni atender a los pacientes oncológicos en la Unidad CRIS de Terapias Avanzadas del Hospital La Paz: “Cuando empezó la pandemia, trasladamos un tratamiento que realizamos a pacientes infantiles con leucemias o inmunodeficienciasa los enfermos hospitalizados con Covid. Ese tratamiento se basa en la infusión de células con memoria para infecciones de donantes sanos convalecientes. El estudio es seguro, los pacientes se recuperaron perfectamente y ahora estamos realizando la Fase II en un ensayo multicéntrico. Los resultados preliminares de este estudio apoyan el uso de esta terapia para la enfermedad Covid en estos pacientes”.

“También estamos estudiando diferentes formas de innovar sobre el producto para usarlo, no solamente como tratamiento, sino también como prevención. Vamos por muy buen camino, pero necesitamos más recursos para, desde el punto de vista de la investigación, poder avanzar en este campo en el que una idea, un tratamiento, una experiencia y un conocimiento del campo del cáncer infantil se ha podido trasladar a una enfermedad infecciosa como la COVID-19”, prosigue.

Hasta la fecha el lanzamiento de este ensayo ha sido posible gracias a la implicación de la sociedad civil con sus donaciones en la plataforma www.criscancer.org/covid19, a la Agencia Valenciana de Innovación, al apoyo de empresas, a la colaboración de otras fundaciones como Aladina y el ‘zarpazo’ de los Osos Solidarios vendidos en Alcampo en la iniciativa conjunta junto a Warner y Famosa.

Dolores, la primera paciente: “Me parece ciencia ficción”

“Lo mío es como de ciencia ficción. Me han curado el coronavirus con una terapia que usan para tratar a niños con cáncer. Es algo increíble y que deja claro que investigar cáncer puede ayudar a otras enfermedades, como la COVID-19 en mi caso. Estoy muy agradecida a CRIS y a este médico porque me han curado”, explica Dolores (59), la primera paciente del ensayo clínico.

“Los médicos me explicaron que había un nuevo tratamiento, un ensayo clínico adaptando una terapia que usan para curar a niños con cáncer y me apunté, no me lo pensé ni un segundo. Iba a ser la primera en la que lo probaran, pero a mí no me daba miedo que fuera un ensayo. Confiaba mucho en el médico“, rememora Dolores.

“Tuve una mentalidad muy positiva y animaba a los linfocitos, que son las células que me metieron de otro superviviente de COVID-19, para que acabaran con mis células de COVID-19. Me imaginaba unos linfocitos legionarios que me iban a curar y que iban a enseñar a mis defensas a acabar con la COVID-19”.

Jaime, el enfermero donante superviviente de Covid19

Este ensayo, además, tiene una emotiva historia detrás: el propio personal sanitario de La Paz, que estuvo en primera línea de actuación durante los peores momentos de la pandemia, cuidando y tratando a pacientes, fueron los principales donantes de Linfocitos T ya que ellos también sufrieron los efectos de la enfermedad y se recuperaron.

En su vuelta al trabajo no dudaron en participar en este proyecto, siendo el primer donante un enfermero de quirófano de La Paz. Jaime, de 40 años, sufrió el COVID-19 en marzo.

Tras “una montaña rusa de dolores, gastroenteritis y fuertes migrañas”, se reincorporó al hospital, se apuntó como voluntario a otro ensayo de plasma hiperinmune el 22 de abril y conoció el Ensayo liderado por Antonio Pérez en su propio centro.

“Me dijeron que era un donante ideal por los antígenos HLA y respondí que contaran conmigo. Estaba encantado con poder ayudar. Además de mi extracción, que duró unas cuatro horas, me dijeron que se pueden beneficiar hasta 30 pacientes. Ojalá ayude a concienciar y a salvar vidas”, concluye.


También te puede interesar…

Una terapia celular en cáncer infantil, segura y viable para pacientes COVID
  • 231
  • ¿Puede una enfermera especializada en salud de la mujer atender a pacientes masculinos?

Artículos relacionados